L’Ostéo4pattes

099 - " la dépêche" de noviembre bis 2012

Flint o la cojera renal
Créé le : Domingo 7 de diciembre de 2014 por Juliette Linck, Magali Charve Biot

Dernière modificaton le : Viernes 8 de diciembre de 2017

Flint es un setter inglés tricolor de 2 años, cazador de chocha, sufriendo desde más de un año de una cojera del posterior izquierdo. Al principio, la cojera aparecía sistemáticamente después de esfuerzo, incluso poco intensivo, desaparecía sistemáticamente después de dos días de descanso pero reincidía a cada salida.

Consulta :

Flint me está presentado el 19/09/2012, en " último extremo " por su propietario qué proyecta la opción de la osteopatía después de los fracasos de los AINE (¡ocho meses de prescripción!) y de la puesta a la perrera prolongada. Radiografías de las caderas, de la rodilla y del tarso han sido realizados previamente al tratamiento, pero ninguna lesión ha sido puesta en evidencia.

Al examen osteopático, resalta :

- Tarso izquierdo en disfunción y más particularmente el tarsal IV (hueso cuboides) en rotación interna con relación a otros huesos del tarso.

- Sesamoideos externos bloqueando,

- Sacro con flexión lateral izquierda,

- Cadena muscular bajo lumbar en tensión

- T13 en extensión y flexión lateral

- densidad derecha a la derecha de la junción thoraco-lumbar

- estómago y vesícula biliar en disfunción

- riñón izquierdo en disfunción, fuerte, poderoso, tumultuoso.

Pero lo que atrae sobre todo mi mano es la presencia en mis sensaciones de lo que cualifico de un pozo de vacío sobre la cara externa del tarsal IV, justo debajo de éste, y lo que directamente me reenvía al riñón izquierdo.

Decido pues actuar sobre el cuboides, liberándolo y recayéndole de la movilidad. Al principio, Flint está relativamente inconfortable, luego se abanduena hasta la vuelta de su tarsal a posición fisiológica. Una prueba rápida permite poner en evidencia una movilidad satisfactoria de este hueso.

Justo después de manipulación, hago un nuevo examen osteopático de Flint, y me doy cuenta de que las disfunciones diversas y sentidas están en vías de normalización.

Lo que me sorprendo mucho más, es la desaparición instantánea del vacío sentido cara externa del cuboides y la normalización también instantánea del riñón izquierdo.

Le pido entonces al propietario la parada de todo tratamiento y le aconsejo algunos días de descanso antes de la reanudación de la caza.

Vuelta a casa:

Algunos minutos después de la consulta, de vuelta a su casa, el propietario de Flint me llama y me dice: " ¡doctor! ¡No sé lo que usted le hizo, pero hace ya cinco minutos reloj en mano que Flint orina, no sé si va a pararse un día! "

Mi sola respuesta fue: " ¡interesando! ", aunque este señor debía esperar otra cosa.

En este caso, Flint dejó de orinar poco tiempo después, se renudió la caza y las salidas, y no cojea más de posterior izquierdo.

Discusión :

¿ Por qué y cómo sucede que una manipulación osteopática del tarso provoca efectos tan sorprendentes sobre el sistema urinario de Flint?

Mis solos conocimientos de osteopatía no son bastantes para explicar un lazo entre el tarso y el riñón. En cambio, en el curso de mi formación de osteopatía, me han sido enseñadas algunas primicias de acupuntura y de medicina tradicional china, y esta vía parece interesante en nuestro caso.

En efecto, en medicina tradicional china, el acento es puesto sobre la interdependencia de los órganos unos en otros y el cuerpo es visto como una unidad.

Dentro de este cuerpo, debe tener allí libre circulación de la energía por meridianos inherentes a los diferentes órganos o vísceras. En caso contrario, cuando hay defecto o exceso de energía en puntos, hay patología.

Es importante anotar aquí que el meridiano vejiga (lo mismo que el meridiano vesícula biliar) paso en frente lateral del miembro posterior.

Más precisamente, podemos ver que el punto V63 se sitúa justo debajo de la cara lateral del cuboides. Correspondería pues a mi pozo de vacío que se modificó en el momento de la corrección de disfunción del tarsal IV.

Conclusión :

Antes de empezar mi formación de osteopatía, ver entrar en mi consulta un perro como Flint, con una cojera crónica, sin lesión aparente, y refractaria a los tratamientos usuales (resultantes de la química farmacéutica) me habría estresado.

Hoy, aprehendo su caso de modo completamente diferente y más serenamente.

Liberarse de la cojera, causa inicial de la consulta, para interesarse por Flint en su conjunto es mucho más confortable e instructiva para mí (¡y para él!).

Por fin, la osteopatía, la acupuntura, así como la homeopatía o la fitoterapia (por ejemplo y para citar sólo ellas) son con mucha frecuencia muy complementarias y somos forzados por comprobar que son benéficas... Sobre esta constatación, me digo que no acabé de gastar mis fondos de calzón …

Bibliografia :

- Initiation à l’acupuncture traditionnelle d’André FAUBERT ed sciences secrètes

- www.acupuncture-traditionnelle.com

- planches acupuncture vétérinaire chez le chien éd You Feng Libraire-Editeur



Notez cet article
0 voto






Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Conectarse | Visitantes : 149 / 712953

Seguir la vida del sitio es 

Sitio desarrollado con SPIP 3.1.8 + AHUNTSIC