L’Ostéo4pattes

112 - “Dépêche” de septiembre del 2015

HERNIA DISCAL, MEDICINA Y OSTEOPATÍA
Créé le : Miércoles 28 de septiembre de 2016 por Juliette Linck, Patrick Chêne

Dernière modificaton le : Miércoles 28 de septiembre de 2016

La frontera entre osteopatía y medicina académica suele ser tenue y propensa a controversia. Sin embargo, ahora que por ley el Colegio de Veterinarios de Francia está responsable de la gestión de un listado de veterinarios no osteópatas, estaremos colectivamente obligados a saber de qué va el tema si queremos asumir nuestro papel.

Un ejemplo destacable es el del tratamiento de la hernia discal. Se suele ver en los foros y páginas web de colegas la opinión según la cual la osteopatía consiste en retorcer a los animales, que la cirugía es la única que pueda hacerle algo, que las radiografías son la condición previa de cada cosa, con colegas que hasta firman a veces un papel diciendo que la osteopatía no puede nada en caso de hernia discal.

Sin embargo, 25 años de práctica de la osteopatía me llevan a las siguientes reflexiones:

Hemos hablado a menudo en “la dépêche”, a medida de los encartes osteopáticos, de tensegridad, es decir de la modelización del cuerpo como una estructura auto-forzada y rescindible, noción perfectamente bien ilustrada por el Dr Guimbertaud que grava fascias en movimientos con una cámara debajo la piel. Esta modelización aporta un enfoque peculiar a la hernia que dice: una mala repartición de las fuerzas y tensiones del cuerpo puede llevar a una concentración de fuerzas sobre un punto desde luego debilitado. Si este punto es un disco entonces, con mucho que hagamos, acabará formando una protrusión. La consecuencia es la siguiente:

Si se opera del disco sólo, o si se prescriben antiinflamatorios para que se resorba el edema, la concentración de fuerzas puede persistir en el tiempo y en este caso, acabaremos por tener otra protrusión sobre este disco o sobre el de al lado unos meses después, lo que observamos con regularidad.

Si modificamos la repartición de las fuerzas para que se vuelvan armoniosas, entonces tendremos una posibilidad para que el disco se retracte borrando ciertas consecuencias de la hernia. Y la modificación de aquella repartición puede pasar por una sesión de osteopatía funcional (desde luego sin torsión) donde no hace falta casi ni tocar la zona herniada.

Por lo tanto, de esta constatación, llegaré a las siguientes dicotomías en lo que se refiere al esquema de tratamiento de una hernia o de su sospecha:

Hay sospecha de hernia, con paresia, dolor como síntomas.

La osteopatía tiene que realizarse de primera intención y si se llevan correctamente las sesiones, la mejoría se ve fácilmente. Siempre estamos a tiempo de realizar más pruebas complementarias y de intervenir quirúrgicamente si tardan en verse los resultados. La mayoría de las veces, no hace falta añadir tratamiento médico, sino, los corticoides son por supuesto los más recomendados.

Si hay parálisis clara, da lugar a considerar primero las pruebas complementarias y la cirugía. Sin embargo, es importante considerar sin tardar la osteopatía como complemento para modificar la red de las tensiones corporales con el fin de acelerar la recuperación y limitar las recaídas.

Sin embargo, incluso en este caso, el aspecto financiero impide que algunos dueños recurran a la operación, con lo cual proponemos un tratamiento médico paliativo, que a veces basta. Sin embargo, el mejor paliativo en este caso es la osteopatía acoplada al tratamiento médico. Mi experiencia me lleva a decir que los resultados son más lentos que con cirugía pero muchas veces los esfuerzos se ven muy recompensados. Los fracasos me parecen imputables a lesiones nerviosas sin relación con el aplastamiento (embolia fibrocartiloginosa, quiste, tumores) afortunadamente mucho más escasos.

Así fue en el caso de un Basset Hound, recientemente tratado, que encuentran súbitamente paralizado con incontinencia total, los dueños rechazaron la intervención quirúrgica sobre su perro y la veterinaria de cabecera instauró un tratamiento médico (ajustándolo a medida de la evolución del perro). Luego remitió el caso para un seguimiento osteopático primero bisemanal, luego semanal. La incontinencia desapareció al cabo de la semana. Una intolerancia medicamentosa (diarrea hemorrágica) frenó la evolución durante una semana, y al cabo de un mes, el perro se levanta por sí solo, se mantiene de pie y da algunos pasos en el suelo adhiriendo con un déficit propioceptivo que debería de resorberse en gran medida a lo largo del mes siguiente.

La colaboración aquí entre medicina académica y osteopatía fue fructífera. Sin embargo, pienso que leyendo este texto, algunos de vosotros no estarán de acuerdo. Estoy íntimamente convencido de que es por desconocimiento de los principios biofísicos y de mecánica celular que sostiene la osteopatía y eso llama a grandes mesas redondas y experimentos colegiales.

Volvemos entonces a nuestra responsabilidad colectiva de gestión de la osteopatía animal, en los equipos binomiales, y este desconocimiento tendrá que ser subsanado por el retorno a una enseñanza de la osteopatía en las escuelas veterinarias ¿No os parece?

Bibliographie/infographie :
- Vidéo du Dr guimbertaud : https://vimeo.com/54857780
- Effet positif des manipulations sur les fibroblastes : http://www.news-medical.net/news/20150805/In-vitro-testing-provides-proof-of-concept-for-osteopathic-manipulative-therapy.aspx
- Dr Stephen Levin, un des chercheurs en tenségrité ou une autre vision de l’anatomie : http://www.biotensegrity.com/



Notez cet article






Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Conectarse | Visitantes : 47 / 509979

Seguir la vida del sitio es  Suivre la vie du site 5 - Exemples d’Ostéopathies  Suivre la vie du site La Dépêche Vétérinaire  Seguir la vida del sitio "La dépêche Vétérinaire" en español ...   ?    |    titre sites syndiques OPML   ?

Sitio desarrollado con SPIP 3.1.4 + AHUNTSIC

Creative Commons License