L’Ostéo4pattes

109 - "Dépêche" de Mayo 2015

Lo Interesante de la Osteopatia en la Gestion de la Artrosis
Créé le : Sábado 4 de junio de 2016 por Juliette Linck, Stephan Cayre

Dernière modificaton le : Sábado 4 de junio de 2016

Las consecuencias de la artrosis, incluyendo cojeras, son un motivo frecuente de consulta. Más aún, la detección sistemática de la enfermedad artrósica durante la visita anual revela una prevalencia fuerte y un interés marcado por los propietarios, debido al dolor que desencadena en sus animales.

Numerosas publicaciones y comunicaciones se interesaron a la gestión del animal sufriendo artrosis, descartando un enfoque multimodal de la patología. Sin embargo, a día de hoy, ninguna de ellas menciona la importancia central de un seguimiento osteopático.

La artrosis es una enfermedad degenerativa, evolucionando siguiendo dos ejes: un eje temporal y un eje espacial.

El eje temporal es famoso para todos los terapeutas: una articulación afectada evoluciona siempre de manera simétrica hacia la degradación, y eso, a pesar de la puesta en marcha de factores limitando esa evolución. Así, la utilización de complementos alimentarios a base de sustancias dichas “condroprotectoras” no paran la progresión de la degradación articular, pero sí la frenan. Por otra mano, esos complementos no tienen ninguna acción analgésica y por tanto no permiten evitar el dolor articular.

El eje espacial de evolución de la enfermedad artrósica todavía no se ha estudiado mucho. Sin embargo, allí es donde tenemos las mejores posibilidades terapéuticas.

El organismo reacciona a la molestia y al dolor de una articulación mediante una limitación de sus movimientos. Así, por ejemplo, es clásico ver a un perro afectado de coxartrosis – tras displasia coxofemoral por ejemplo – con andares contoneados; el fin de aquella reacción siendo limitar la amplitud de los movimientos de la cadera afectada sin por tanto acortar el tranco al paso.

Al hacerlo, el organismo utiliza de manera no fisiológica las articulaciones que rodean la zona afectada. En el ejemplo precedente, la zona lumbosagrada es la que sufre la presión más grande: el movimiento al paso acciona esta zona en lateroflexión, cuando está más bien hecha para trabajar en rotación (apófisis transversas largas, entre otras).

Poco tiempo después, los esfuerzos excesivos sobre la articulación disfuncional provocarán una contracción de los músculos -paravertebrales en nuestro ejemplo- y llegaremos a una restricción de los movimientos de esta articulación, lo cual solo representa el primer paso hacia la anquilosis, luego artrosis. Una vez esa zona se vea afectada, el proceso se repite mientras el organismo pueda crear una compensación biomecánica en respuesta al dolor.

Esto demuestra el efecto “dominó” : base de la evolución espacial de la enfermedad artrósica. Explica, entre otras cosas, la importancia de las espondiloartrosis en la displasia coxofemoral en el animal mayor (Esquema 1).

La propia definición de la osteopatía es permitir levantar las restricciones de movimientos articulares. Así entendemos toda la importancia de ese enfoque en la gestión a largo plazo de la artrosis.

Así, sesiones regulares de manipulaciones pueden quitar esas contracturas repartidas sobre el conjunto de la cadena articular. Los beneficios para el organismo es primero: un alivio del dolor muscular mediante la supresión de los espasmos, luego la recuperación de cierta elasticidad y la recuperación pues de una capacidad de compensación de las articulaciones estructuralmente artrósicas.

Tras una sesión, la clínica nos muestra a un animal más alerta, gracias a la recuperación funcional, pero también se ve a menudo más feliz, debido al efecto analgésico.

(schéma 1)

Se entiende que la osteopatía no podrá ir en contra de la evolución temporal degenerativa de una articulación que este afectada ya. Sin embargo, planificando un seguimiento regular, se puede bloquear totalmente su evolución espacial; y eso, sólo puede permitirlo la osteopatía.

De media, la experiencia demuestra que dos sesiones de manipulaciones por año bastan con obtener un statu quo de la influencia espacial de la artrosis.

Es fácil pues, proponer una gestión osteopática de la artrosis a nuestros pacientes.

Il est donc facile de proposer une gestion ostéopathique de l’arthrose à nos patients.



Notez cet article
0 voto






Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Conectarse | Visitantes : 77 / 721177

Seguir la vida del sitio es 

Sitio desarrollado con SPIP 3.1.8 + AHUNTSIC