L’Ostéo4pattes

085 - "la Dépeche" de junio 2011

Interés de la osteopatía en odontología
Créé le : Sábado 29 de noviembre de 2014 por Juliette Linck, Pascale Coatantiec

Dernière modificaton le : Jueves 7 de diciembre de 2017

El caso presentado es especial en la medida de que se trata de una perra de siete meses, teniendo ya su dentadura definitiva. Esta Pastor Alemán, tiene el colmillo inferior izquierdo que creció dentro de la cavidad bucal.

El palacio está herido sin interrupción por el diente y resulta de eso una herida que no puede cicatrizar. El veterinario tratante prescribió un tratamiento antibiótico para intentar reducir el problema infeccioso que emana de eso; y proyecta retirar el diente más tarde. La propietaria, que niega la mutilación de su perra, decide venir a la consulta de osteopatía para probar otra vía de cuidado.

La perra presentada está, de manera general, en perfecto estado, de corpulencia y de talla normal, sin problema particular : ni de crecimiento, ni locomotor. Sin embargo, esta primera consulta osteopática revela tensiones importantes al nivel de la primera vértebra cervical y al nivel de la cabeza.

Los movimientos de las diferentes estructuras craneanas son fuertemente restringidos, especialmente en el lado izquierdo, en particular la articulación temporomandibular, el hueso temporal y el hueso nasal. Hasta el colmillo mismo está en disfunción.

Estas tensiones son reducidas por técnicas funcionales y sensitivas, sobre los huesos del cráneo y sobre las estructuras subyacentes (especialmente sobre el sistema límbico). Parecería que estas disfunciones hayan aparecido sobre los tres meses de edad de la perra, edad donde, efectivamente, la reorganización dentaria es importante, ya que corresponde a la aparición de la dentadura definitiva. Un tratamiento homeopático (pulsatilla 9 CH) es prescrito en complemento.

Quince días después, el colmillo aflora por fuera de la encía.

El veterinario tratante sugiere entonces una incisión simple en la encía superior, para liberar el paso. Viendo este buen resultado, la propietaria decide traer de nuevo a su perra en consulta de osteopatía. Entonces, es vista de nuevo tres semanas después de la primera consulta, y la cadena de lesiones es completamente diferente.

No existen más tensiones craneanas, excepto al nivel de la articulación temporomandibular. Algunas disfunciones menores son observadas sobre las vértebras y sobre los miembros. Efectivamente, el colmillo está ahora por fuera de la cavidad bucal. Esta segunda sesión simplemente pretende corregir las restricciones comprobadas y verificar que la movilidad de los huesos del cráneo es correcta. En efecto, la cabeza sigue "modelándose", y es importante que esta evolución se haga armoniosamente. Así, aproximadamente dos a tres semanas después de esta segunda consulta, el diente es completamente "normal" y no toca más la encía.

El caso de esta perra es doblemente interesante porque :

- Por una parte, muestra el interés de la osteopatía en los problemas de mal posicionamiento dentario, en complemento o no la intervención de un dentista (aquí, la propietaria, por falta de medios, no había consultado a un especialista).

- Por otra parte, muestra que hasta sobre un individuo cuya boca tiene su dentadura definitiva, nada está perdido y mientras el crecimiento no se acaba (hacia 12 a 15 meses en este tipo de raza), todavía podemos "modelar" el cráneo y orientarlo hacia un esquema fisiológico más funcional.

- Por fin, nos recuerda que el campo de acción del osteópata no se reduce a los problemas de animales que cojean, sino que puede ser complementario del veterinario alópata en todos sus campos.



Notez cet article
0 voto






Portada del sitio | Contacto | Mapa del sitio | Conectarse | Visitantes : 49 / 721041

Seguir la vida del sitio es 

Sitio desarrollado con SPIP 3.1.8 + AHUNTSIC